Dentro de ti hay un universo, y cuando tienes la información que necesitas, nada puede pararte. Para eso, la mejor manera de empezar es cambiar tu punto de vista y la forma de pensar sobre la salud. Comienza cuestionando el viejo paradigma de la medicina tradicional que sólo trata los síntomas y pone parches en lugar de buscar el verdadero origen de las enfermedades.

Admitámoslo, sabemos que debemos comprar más en el mercado y menos en el super, pero a veces por falta de tiempo, de ganas de cocinar o simplemente porque nos gustan, compramos productos procesados. El etiquetado de los paquetes nos indica el listado de ingredientes, la información nutricional y, a veces también tienen alegaciones sobre el producto pero ¿sabemos realmente entender qué nos dicen en las etiquetas?

Sientes que ya es momento de ponerse a dieta… Como queremos volver al peso lo antes posible, acudimos a la dieta de moda que promete resultados sin esfuerzo y en un santiamén. La gran mayoría de estas dietas –por no decir todas– tienen como punto en común ser muy bajas en hidratos de carbono o carbohidratos (CH). Gracias a esto, parece que estos son siempre perjudiciales para la salud y el control de peso. Pero ¿son tan malos los carbohidratos como nos lo pintan? ¿Se deben eliminar realmente?

10 errores básicos .

Cada vez nos encontramos con más casos en consulta de gente que quiere empezar una dieta vegetariana o vegana, o padres que vienen porque sus hijos quieren seguir estas dietas. Muchas veces estos pacientes no saben por dónde empezar o no saben si la alimentación que están llevando es saludable. Hemos detectado que hay una serie de errores que suelen ser comunes al empezar una dieta vegetariana. ¿Cuáles son? Ahora los explicaremos con detalle:

Hoy te vamos a contar un secreto: todo el mundo conoce en mayor o menor medida que es lo que debe hacer para verse o sentirse mejor. ¡Así de fácil! Otra cosa diferente es que queramos oírlo en voz alta  (ser sinceros con nosotros mismos cuesta mucho) o cambiar nuestros hábitos (la inmensa mayoría de la gente sabe si come o bebe demasiado, si practica deporte suficiente, etc…)

En el momento en que empezamos a seguir una dieta es cuando nos damos cuenta de la cantidad de «compromisos sociales» relacionados con la comida que tenemos cada día: cumpleaños de compañeros de trabajo, comidas el domingo en casa de la suegra, esas cervezas con los amigos al salir del trabajo, etc… Es normal, por tanto, que nos preocupemos por las consecuencias que puede tener en nuestra vida social este cambio en nuestros hábitos…sobretodo porque muchas personas de nuestro alrededor no nos lo van a poner fácil.